Prensa - boraident

Marcado láser: trazable, inocuo y duradero

Hay muchas razones para indicar información o datos de producción en una lámina de vidrio. Tantas como posibilidades hay de hacerlo, por ejemplo con tiza o enganchando pegatinas. Ahora bien, el marcado láser se ha ido estableciendo como un nuevo procedimiento eficaz y con funcionalidades añadidas.

Galactic con láser

Para el Dr. Thomas Rainer, responsable de desarrollo en HEGLA boraident, empresa especializada en aplicaciones láser situada en Halle (Alemania), las ventajas de esta tecnología son evidentes. «El grabado es permanente, va a acompañar la lámina de vidrio durante toda su vida útil», explica Rainer. «Si se graba a láser con el sistema de marcado ES-Guard, la marca se puede leer perfectamente y de forma fiable con un dispositivo apropiado y se podrá obtener toda la trazabilidad del producto en cualquier momento». Así, durante el almacenamiento del producto, la información de producción correspondiente, como, por ejemplo, el número de lote, la fecha de corte o los pasos de producción se podrá leer en todo momento. Puede ser una información valiosa, especialmente en proyectos grandes con distintos proveedores, porque, incluso al cabo de los años, se podrá saber el origen y cuál fue el proceso de producción de cada artículo.

Marcado sin errores debidos a confusiones

Si el marcado láser se lleva a cabo en la lámina de vidrio bruto y antes de cortarse, se impide que se cometan los errores que puede conllevar el marcado manual con etiquetas o por escrito. Además, no se corre el riesgo de que se borre la marca, que se despegue o se rasgue, como puede ocurrir con las etiquetas o el marcado con tiza.

A nivel técnico, el grabado láser en la superficie de la lámina es finísimo y se lleva a cabo con la ayuda de una cinta transportadora. El resultado es una marca muy resistente y atractiva a nivel óptico gracias a su elevada resolución y, además, el procedimiento no es en absoluto dañino para el material. «El marcado clásico de CO2 suele llevarse a cabo en el vidrio y, por tanto, directamente en el material. Sin embargo, nuestro método no daña la lámina. De esta manera, el marcado no influye en absoluto en la calidad del material del producto final ni en sus características», destaca Rainer, físico de formación que cuenta con una dilatada experiencia como responsable de desarrollo.

Un sinfín de posibilidades

Las posibilidades que ofrece el marcado láser son prácticamente ilimitadas y se pueden adaptar a cualquier situación y proceso de producción. «Nuestros clientes no solo aprovechan el marcado láser para identificar las láminas individualmente, sino también para poder hacer un seguimiento global de todo el proceso de producción y poderlo controlar y optimizar», sigue explicando Thomas Rainer. Por ejemplo, un código QR o Datamatrix, además de toda una serie de caracteres y cifras que pueden elegirse libremente, permite proporcionar información sobre cifras relevantes, información de producción o datos acerca de los controles de calidad internos. Por todo ello, el marcado láser es especialmente interesante para la industria 4.0 y al control de producción descentralizado.

La marca en sí misma puede ser visible o puede grabarse en una zona que posteriormente vaya a quedar escondida. Si se prefiere ampliar y añadir todo un logotipo, incluso puede aprovecharse con fines de branding o, por ejemplo, para el marcado del vidrio templado. En este sentido, el marcado láser puede ser especialmente interesante en términos de seguridad. Si se ha elegido la cinta transportadora correspondiente, la marca de color cambia en el horno de templado y, así, muestra que la lámina se ha trabajado de manera apropiada. Una característica técnica especial de los sistemas ES-Guard es que permite grabar láminas de vidrio revestido (TFP y EasyPro). Para ello, durante el proceso de marcado se retira térmicamente el revestimiento para que se pueda marcar la lámina directamente.

Decapado sin daños mecánicos

Además del marcado de láminas individuales o de productos de vidrio, HEGLA boraident sigue explorando ámbitos de aplicación del láser para el refinamiento del vidrio. Así, la empresa ya ha diseñado y construido sistemas que permiten aprovechar el láser para decapar las láminas revestidas sin causarles daños ni rasguños. Es una opción especialmente interesante para la construcción de fachadas (structural glazing), para paneles de distintos tamaños, para grandes formatos y para productos decorativos, donde hay un gran potencial y los requisitos de calidad son cada vez más altos. Tal y como Rainer destaca, se trata de una tecnología que ofrece unos resultados superiores a los de cualquier procedimiento de decapado común, especialmente en proyectos donde la estética es un factor relevante y el decapado se lleva a cabo a la vista de cualquier persona.

Contacto de prensa:

HEGLA GmbH & Co. KG
37688 Beverungen (Alemania)

Carsten Koch
Teléfono: + 49 (0) 52 73 / 9 05 - 121
Correo electrónico: carsten.koch(at)hegla.de

Imagen 1: Fácilmente identificable y trazable a lo largo de todo el ciclo de vida del producto: el marcado láser se graba en la superficie de la lámina, ya sea en un lugar visible o en una zona que posteriormente quedará escondida, y se puede leer con un dispositivo apropiado.

Imagen 2: Claramente identificable: si se recaba y se almacena la información pertinente, se puede acceder datos como por ejemplo el número de lote, la fecha de corte o los detalles del proceso de producción en cualquier momento.

Imagen 3: El marcado láser se puede llevar a cabo en cualquier fase de producción. Resulta ventajoso hacerlo automáticamente en el vidrio bruto y antes de que sea cortado. De esta manera, se descarta que las láminas se puedan desordenar o confundir.

Imagen 4: Existen dispositivos que pueden leer el grabado láser automáticamente en las distintas fases de la producción y, de esta manera, se pueden recabar datos que permitan gestionar y optimizar procesos de producción posteriores.